Préstamos » Hipotecas » Tipos de Interés

Tipos de Interés

Aunque es un concepto general de cualquier operación financiera, en relación a los préstamos hipotecarios, el tipo de interés es el porcentaje adicional a pagar por el dinero prestado en el préstamo. Básicamente, existen tres tipo de interés:

  • Tipo de interés fijo: Como su nombre indica, el tipo de interés se mantiene estable durante la vida del préstamo. Con este tipo de hipoteca siempre sabemos lo que debemos pagar, ya que las variaciones de los tipos de interés no le afectan. Normalmente se recomienda este tipo para personas con aversión al riesto o para situaciones económicas de intestabilidad. Como contrapartida a la tranquilidad que supone que no afecten las subidas de tipos, el cliente tiene que ser consciente de que tampoco se beneficiará de las bajadas. Además, hay que tener en cuenta que normalmente las entidades se cubren las espaldas al ofrecer estos tipos de con unos intereses superiores a los tipos variables.
  • Tipo de interés variable: En contraposición, este tipo de préstamo hipotecario está sometido a las fluctuaciones de los tipos de interés. La cuota suele revisarse periódicamente (normalmente cada 6 ó 12 meses), permitiendo así que las entidades puedan ajustar más el diferencial ofrecido (ya que en caso de variación están menos expuestas). La ley determina que se tome como referencia algún tipo macroeconómico, siendo el más habitual el Euribor, aunque existen otros, como el TRH para las Cajas de Ahorro.
  • Tipo de interés mixto: Por último está los tipos mixtos, que no es más que una mezcla de los anteriores. Normalmente la entidad fija el tipo de interés en la primera parte del préstamo (cuando más gastos hay) para que los prestatarios puedan organizar mejor sus finanzas. A partir de la primera revisión, el tipo cambia a un interés variable.


Préstamos » Hipotecas » Tipos de Interés