Préstamos » Capital Privado

Capital Privado

Ha situaciones en las que es muy difícil, por no decir imposible, el acceder a préstamos de entidades bancarias. En especial cuando el dinero se necesita de forma urgente y/o se tiene algún caso de impago (tipo RAI o ASNEF). En este caso no queda más remedio que recurrir al denominado capital privado, también conocido como dinero privado. Esto no es más que un préstamo que proviene de inversores privados, no vinculados a entidades financieras.

Este tipo de personas o empresas suelen prestar el dinero a quien se lo solicita, aunque este se encuentre en una situación desesperada, siempre que el solicitante disponga de algún bien que pueda cubrir el importe del préstamo concedido en caso de que no se devolviera el dinero. El caso más común es cuando este préstamo privado se avala con la propia vivienda, aunque, si el importe solicitado es bajo, también puede llegar el caso de poder avalarse  con un vehículo. En todos los casos depende de que el inversor considere que el aval cubre de sobra el dinero prestado.

En un caso típico de aval con vivienda, el préstamo que se suele pedir debería estar en cantidades superiores a los 10.000€, mientras que la vivienda que avala debe estar en buenas condiciones y libre de cargas (es decir, sin hipoteca ni nada parecido) o al menos que reste menos del 35% para pagarla.

La gran ventaja del capital privado es la inmediatez en la que se consigue el dinero. Basta con convencer al inversor de que el importe queda de sobra cubierto por el bien que avala. Si esto es así, en un tiempo entre 1 y 2 semanas se puede llegar a estar firmando la operación.

Por contra, el gran pero de este tipo de préstamos son los elevados intereses a los que el dinero es prestado, muy superiores a los de un préstamo tradicional. También es importante tener muy en cuenta el riesgo de pérdida del bien aval. No debería nunca considerarse un préstamo de este tipo en caso de no tener claro que no se puede devolver en el plazo acordado. Importante remarcar que el plazo al que se suelen cerrar estas operaciones no suele ser superior a 1 - 2 años. Aunque esto, como se comentaba antes, depende de lo que se negocie con el inversor.

 

Préstamos » Capital Privado